14 feb. 2012

Recuerdo cuando me encuentro con
esa caja de costura de hilos enredados,
imperdibles mal cerrados,
telas sueltas
recogidas hace tiempo,
y que guardo sin saberlo.
He abierto esa cajita de dedales con retales
de recuerdos, con agujas
afiladas, hilos tiernos.
De todo hay en mi cabecita de costura.
Nunca encuentro lo que busco
y si busco muy deprisa,
muy nerviosa,
me he pinchado con ideas que dan miedo.
No desisto
y con aguja y mano ensangrentadas
de verdades tejo historias,
mis historias.

Cómo cuesta meter de nuevo la manita... ¡me he pinchado tantas veces rebuscando! Cada vez me cuesta más dejar esa cajita abierta. Tantas veces me pincho con pensamientos que ni sabía que allí estaban... ya me canso de enhebrar.

0 no están muertos :

Publicar un comentario en la entrada