6 feb. 2012

Todos los recuerdos que guardo de ti son buenos, casi idílicos. Hasta hace poco más de un mes había de todo, lo reconozco, pero ahora, cuando lo que verdaderamente importa está en juego, no puedo recordar nada negativo, nada que me tranquilice, nada que me haga pensar que nuestra pérdida tiene algún tipo de sentido. Sin embargo en ti el proceso parece haber sido el inverso. 

Supongo que es lo que pasa cuando uno enfrenta un corazón rojo a materia gris, que no hay congruencia alguna, no hablan la misma lengua.

6 comentarios :

  1. Triste, pero bonito y real... cuando se quiere tanto, todo lo negativo desaparece, pero cuando se deja de querer...

    ¿Blog nuevo a tres bandas?

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas a las que nunca se les encontrará sentido, tal vez es porque no lo tengan.

    ResponderEliminar
  3. O te quedas con lo bueno, o no te quedas con nada, esa debe ser la actitud.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre acabo quedándome con lo bueno. El tiempo hace que lo malo vaya resbalando, cayendo y desapareciendo.

    ResponderEliminar
  5. "el error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón"

    De Benedetti, me temo.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que pegarme esto en alguna parte cercana a mi.

    Es como un reflejo, estoy flipando hoy con lo que escribís aquí, es maravilloso.

    ResponderEliminar