19 feb. 2013



Recuerdo cuando nuestras voces nunca subían de tono, cuando con una sonrisa o una mirada nos comprendíamos, cuando las lágrimas hablaban.
Recuerdo cuando nuestra vida era más fácil y nuestros problemas absurdos.
Recuerdo cuando contaba los minutos para verte y así poder explicarte todo lo que se me pasaba por la cabeza (que nunca ha sido poco) sin tener miedo de nada.
Recuerdo cuando un abrazo era toda la respuesta que necesitaba y toda la que obtenía, la precisión de ese abrazo en el espacio y en el tiempo que a veces echo de menos.
Recuerdo cuando tu sola presencia era el ungüento que curaba todas mis heridas.
Recuerdo que hay amores que han acabado por menos.
Y el nuestro no puede tener fin.

6 comentarios :

  1. Qué no tenga fin, porque ilumina alrededor.

    ResponderEliminar
  2. Recuerda(le) que le quieres, en un solo parrafo de recuerdos.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo también lo recuerdo... En cada momento y empiezo a darme cuenta de que todos estos momentos están empezando a ser eso, recuerdos... Y que creía recordar que no había fin... Pero empiezo a ver que sí que lo tiene...Y me sigo aferrando a los recuerdos, para ver si ellos me consiguen salvar.

    ResponderEliminar
  4. me gusta como escribes
    fuerte autenticamente bello

    ResponderEliminar
  5. Yo también lo pensé. Y mira.

    Ahora camino sola y no me va tan mal.

    (Te sigo en silencio, pero te sigo)

    ResponderEliminar
  6. Y parece como si en el recuerdo no hallara fin,que siga siendo una costumbre porque no nos acostumbramos a desacostumbrarnos, como ese libro que tanto nos gusta y lo leemos y releemos. Pero aun así hay que camiar de página o cambiar de libro

    ResponderEliminar